FACTORES DE ALTO RIESGO QUE PUEDEN AFECTAR A LA SALUD PSICOEMOCIONAL DE LOS NIÑOS

Entre los profesionales que nos dedicamos a la atención psicomoecional de los niños, se ha planteado durante mucho tiempo si lo hijos de padres separados tenían mayor riesgo de presentar alteraciones psicoemocionales.

Actualmente, la mayoría de estudios en hijos de padres separados, concluyen que cualquier alternación o psicopatología en estos niños, podría haberse dado antes de la separación.

Por lo tanto, deducimos que estas alteraciones psicoemocionales no son consecuencia directa de la separación, sino de una serie de factores que les afectan y que tienen que ver más bien con la incapacidad de los progenitores de mantener una relación sana y equilibrada, tanto antes como después de la separación.

Estos factores representan una forma de privar a los niños de sus necesidades más básicas como la necesidad de disponer de relaciones afectivas de calidad, la necesidad de seguridad y pertenencia y la necesidad de vivir y desarrollarse en un contexto que le acoja y le sostenga.

Entre estos factores, encontramos:

  • LOS CONFLICTOS ENTRE LOS PROGENITORES: y aquí no nos referimos solamente a las discusiones, las peleas y los gritos. También al clima de tensión, frialdad y desconexión emocional entre los progenitores.
  • LOS DESACUERDOS Y DESAVENENCIAS: Mala comunicación, rechazo, desprecio, ironías, ridiculizaciones…
  • LA INCERTIDUMBRE: no saber qué va a pasar con sus vidas, les provoca inseguridad y miedo. Aumentando exponencialmente la probabilidad de desarrollar conductas de tipo regresivo o desafiante.

Otros estudios (Amato y Keih, 1991; Amati mLoomis y Booth 1995; Hetherington, 1999) afirman que los hijos de familias no separadas, pero donde se dan alguno o varios de estos factores, presentan más dificultades de adaptación, baja autoestima y conductas disfuncionales que los hijos de familias que viven separadas y donde no se da ninguno de estos factores.

Entonces ¿Qué podemos hacer los adultos para que la separación no afecte a los niños, de manera que pueda provocarles alteraciones psicoemocionales?

  • Trabajar en nuestras propias emociones y conductas.
  • Acompañarles emocionalmente y teniendo en cuenta su momento evolutivo. Observándoles y validando sus emociones. Dándoles presencia y trabajando en el vínculo de confianza con ellos.

Trabajar en la relación y comunicación con nuestra expareja. Buscando siempre la mejor relación que sea posible. 

Si necesitas ayuda para trabajar en uno o varios de estos temas, en TRIBU Magnolia, trabajamos para que puedas conseguir el mejor proceso de separación para ti y para tus hijos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *